ÁREA DE CLIENTES

Noticias

Análisis de las nuevas medidas tributarias de Extremadura

Checa

El pasado 11 de febrero se aprobaron las nuevas medidas tributarias y fiscales emanadas del parlamento autonómico. En ellas se introducen una serie de medidas incentivadoras de la actividad económica en la región, al tiempo que se hace alguna revisión de las potestades autonómicas en el ámbito de los tributos propios y los tributos cedidos.

Sin embargo, de un análisis sosegado de las nuevas medidas tributarias puede predecirse un alcance más bien limitado de los efectos económicos y/o comportamientos incentivadores, con dos salvedades sustanciales. En Grupo SIMAL Asesores te detallamos cómo te pueden afectar.

En primer lugar, se ha aprobado una bonificación del 50% sobre la cuota de los tributos propios de aquellos sujetos pasivos que se instalen en la Comunidad Autónoma de Extremadura o de aquellos que, ya instalados, pretendan ampliar sus actividades empresariales o profesionales en la región. De manera que, sin obviar lo transparente de la medida como elemento positivo adicional, es indudable que esta medida tendrá efectos sobre la implantación de nuevas actividades económicas o, al menos, operará como medida atenuante de la presión impositiva existente en nuestra región.

En segundo lugar y con carácter verdaderamente novedoso, encontramos las medidas incentivadoras en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. De un lado, se ha regulado la posibilidad de destinar el importe de la liquidación del impuesto en adquisiciones por causa de muerte de familiares directos a ayudas a la inversión en pequeñas y medianas empresas, con carácter más efectista que efectivo y que desde luego no redundará en que la gente se muera más o que quiera morirse antes, pero sí que reduzcan su consciencia fiscal impositiva, que en los tiempos que corren tampoco es un asunto menor.

Pero sin duda, la medida tributaria y económica de mayor profundidad se encuentra en una bonificación del 99% en la cuota del impuesto para todas aquellas adquisiciones inter vivos y mortis causa por descendientes y adoptados menores de 21 años que se conviertan en sujetos pasivos del impuesto en virtud de una herencia o una donación.

Asimismo, se ha aprobado, a imagen de otras CCAA, una bonificación en la cuota del impuesto (en adquisiciones inter vivos y mortis causa), articulada como una escala de bonificación según cuantía, con tres porcentajes bonificadores, el primero, de un 99% para bases imponibles de hasta 175.00 €; el segundo, de un 95% para bases imponibles de hasta 325.000 €; y el tercero, de un 90% para bases que no superen los 600.000 €.

 

Y en todo caso, para la aplicación de esta bonificación el patrimonio preexistente del heredero o del donatario no podrá ser superior a los 600.000 €. cuyo tope patrimonial constituye, sin duda, su aspecto más controvertido por cuanto introduce, por primera vez en la regulación del impuesto, máximos en la aplicación de las reducciones (reguladas como bonificaciones), con lo que distorsiona su carácter progresivo y, además, mezcla circunstancias patrimoniales en un impuesto que únicamente grava la percepción de renta por el sujeto pasivo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consultando nuestra política de cookies. Acepto