ÁREA DE CLIENTES

Noticias

Hacienda vigila las dietas

tarjetas
Durante el mes de abril y sin fecha de finalización, la Agencia Tributaria estará llevando a cabo una campaña de control de las Declaraciones de IRPF (Renta) correspondiente a los ejercicios 2010, 2011, 2012 y 2013 en la cual se efectúa una revisión de las retribuciones declaradas como exentas en concepto de dietas. Lo que pretende la Administración con esta campaña es regularizar a través de autoliquidaciones complementarias de los ejercicios objeto de revisión,  las situaciones que no se encuentren dentro del marco legal, es decir, normalizar aquellos importes de difícil justificación que se hayan declarado como rentas exentas y realmente no lo sean,

En el caso de que el contribuyente realice la autoliquidación complementaria de forma voluntaria, ya que el escrito recibido por parte de la Agencia Tributaria es meramente informativo, no se aplicaría el régimen de sanción previsto en la Ley General Tributaria.

Otro caso sería que no se hubiese presentado la Declaración de la Renta de alguno de los ejercicios revisados, por lo que la Administración procedería a aplicar: “recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo” (consiste en aplicar un recargo del 20% si la presentación de la autoliquidación o declaración se efectúa una vez transcurridos 12 meses desde el término del plazo establecido para la presentación, En estos casos, se exigirán los intereses de demora por el período transcurrido desde el día siguiente al término de los 12 meses posteriores a la finalización del plazo establecido para la presentación hasta el momento en que la autoliquidación o declaración se haya presentado.)

Cabe destacar en este apartado que en el caso de que posteriormente la Administración procediese a regularizar a través de un requerimiento las retribuciones que nos ocupan sí se incurrirían en una infracción tributaria por las cantidades dejadas de ingresar, además de, obviamente, la liquidación que proceda por la regularización a la que nos veamos sometidos.

Por todo lo expuesto en los apartados anteriores, pasamos a puntualizar que las denominadas legalmente “asignaciones para gastos de locomoción y para gastos de manutención y estancia” se incluyen con carácter general entre los rendimientos íntegros del trabajo, pero excepcionalmente existen asignaciones exoneradas de gravamen siempre y cuando, sean consecuencia de una relación laboral dependiente y ajena que en virtud del poder de organización que asiste al empresario, debe desplazarse fuera de su centro de trabajo para desarrollar el mismo; ello bajo la concurrencia de determinados requisitos reglamentarios. De acuerdo a ello, las cantidades que abone la empresa y que deriven del desplazamiento de los trabajadores a un municipio distinto de su lugar de trabajo habitual y del que constituya su residencia, no estarán sujetas al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ni a su sistema de retenciones a cuenta, en la medida que cumplan los siguientes requisitos:

a)         Que traten de compensar gastos de manutención y estancia en establecimientos de hostelería.

b)         Que en cada uno de los municipios distintos del habitual del trabajo no se permanezca por el perceptor más de nueve meses (límite temporal) y,

c)         Que tales dietas no superen los límites cuantitativos señalados en el art.9 del Reglamento del Impuesto que son:

-  Cuando se haya pernoctado:

1.- Por gastos de estancia, los importes que se justifiquen.

2.- Por gastos de manutención, 53,54€ diarios por desplazamiento dentro del territorio español, ó 91,35€ diarios por desplazamiento al extranjero.

-   Cuando no se haya pernoctado:

1.- Para gastos de manutención los que no excedan de 26,67€ ó 48,08€ diarios, según se trate de desplazamiento dentro del territorio español o al extranjero respectivamente.

La norma reglamentaria exige que tenga que tratarse de desplazamientos a un municipio distinto del lugar habitual del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia. Toda cantidad que se satisfaga en concepto de asignaciones para gastos de manutención y estancia que no responda a estos términos estarían sometidos en su totalidad a tributación por IRPF.

2.- Por otra parte, el apartado 4º del artículo 9 del Reglamento preceptúa: "El régimen previsto en los apartados anteriores será también aplicable a las asignaciones para gastos de locomoción, manutención y estancia que perciban los trabajadores contratados específicamente para prestar sus servicios en empresas con centros de trabajo móviles o itinerantes, siempre que aquellas asignaciones correspondan a desplazamientos a municipio distinto del que constituya la residencia habitual del trabajador".

Para finalizar con el estudio de la  esta campaña llevada a cabo por la Agencia Tributaria podemos concluir que el contribuyente para no tener ningún tipo de regularización en la presentación de sus futuras rentas, siempre y cuando se obtengan retribuciones en concepto de dietas, es muy importante que tenga justificados dichos gastos y no solamente a través de la documentación interna elaborada por la propia parte interesada, como las hojas de liquidación de gastos de viaje, los justificantes de pago a los trabajadores o los resúmenes mensuales de dietas o “rapports”, sino que es necesario que se aporte documentación externa o soporte documental suficiente de los conceptos contenidos en tales documentos internos.



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consultando nuestra política de cookies. Acepto