ÁREA DE CLIENTES

Noticias

Jubilación activa: trabajar y cobrar pensión al mismo tiempo

jubilacion-activa-y-plan-de-pensiones-mini-700x299

Las bajas tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida exigen la adaptación del sistema de seguridad social para asegurar su viabilidad en el largo plazo y mantener unas pensiones adecuadas para el bienestar de los ciudadanos de más edad.

Asimismo, el incremento de la edad de jubilación, la prolongación de la vida activa y el incremento de la participación en el mercado de trabajo de los trabajadores de más edad suponen elementos básicos para la adecuación y sostenibilidad de las pensiones.

Con el objetivo de abordar estas cuestiones se publicó el Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de Marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo en cuyo Capítulo I se regula la compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo.

Desde el 17 de Marzo de 2013 se permite compatibilizar la percepción del 50% de la pensión de jubilación contributiva con la realización de cualquier trabajo ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia e independientemente de la jornada que realice el trabajador. Este nuevo supuesto de compatibilidad, también denominado “jubilación activa” se supedita a los siguientes requisitos por parte del trabajador:

-El acceso a la pensión de jubilación deberá haber tenido lugar una vez cumplida la nueva edad legal de jubilación de implantación paulatina sin tener en cuenta bonificaciones o anticipaciones en la edad de jubilación.

-El porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinarla cuantía de la pensión de jubilación debe haber alcanzado el 100%.

-El desarrollo de la actividad debe llevarse a cabo dentro del sector privado y puede ser a tiempo completo o a tiempo parcial. También pueden acceder trabajadores que deseen llevar a cabo una actividad por cuenta propia.

Cuantía de la prestación:

La cuantía de la pensión de jubilación compatible con el trabajo será equivalente al 50% del importe resultante en el reconocimiento inicial, una vez aplicado si procede, el límite máximo de pensión pública o del que se esté percibiendo en el momento de inicio de la compatibilidad con el trabajo, excluido en todo caso el complemento por mínimos, cualquiera que sea la  jornada laboral o la actividad que realice el pensionista.

El pensionista no tendrá derecho a los complementos para pensiones inferiores a la mínima durante el tiempo en el que se compatibilice la pensión con el trabajo. Una vez finalizada la relación laboral o producido el cese en la actividad por cuenta propia, se restablecerá el percibo íntegro de la pensión de jubilación.

Cotización durante la compatibilidad:

Durante la compatibilización de la pensión de jubilación y del trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia los empresarios y trabajadores cotizarán a la Seguridad Social únicamente por incapacidad temporal y contingencias profesionales, según la actividad realizada por cada uno de los trabajadores.

 

No obstante, quedarán sujetos a una cotización especial de solidaridad del 8%, que en los regímenes de trabajadores por cuenta ajena se distribuirá entre empresario y trabajador, corriendo a cargo del empresario el 6% y del trabajador el 2%.

De esto se deduce, que por razón del trabajo que se esté desempeñando, durante la situación de compatibilidad únicamente pueden causarse las siguientes prestaciones: subsidio de incapacidad temporal, cualquiera que sea la contingencia, y las prestaciones por incapacidad permanente y por muerte y supervivencia, derivadas en ambos casos de contingencias profesionales.

Requisitos para las empresas:

La disposición adicional primera del Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de Marzo, introduce una serie de cautelas tendentes a evitar que la modalidad de compatibilidad entre la pensión de jubilación y trabajo pueda ser indebidamente utilizada por las empresas como una vía de reducción de costes a través del empleo de esta figura, mediante la sustitución de parte de los puestos de trabajo actuales por nuevas contrataciones, que implican una menor cotización al Sistema de Seguridad Social.

En este sentido, las empresas que realicen contrataciones con empleados que compatibilicen trabajo y pensión de jubilación deberán cumplir los siguientes requisitos:

-No haber adoptado decisiones extintivas improcedentes en los seis meses anteriores a la contratación del trabajador que efectuará la compatibilización.

-Una vez iniciada la compatibilidad entre pensión y trabajo, la empresa deberá mantener durante la vigencia del contrato el nivel de empleo existente en la empresa antes de su inicio.

El acceso a la jubilación activa puede efectuarse directamente en el momento de acceder a la pensión de jubilación, sin necesidad de tener reconocida previamente la pensión de jubilación ordinaria.

COMPATIBILIDAD ENTRE TRABAJO POR CUENTA PROPIA Y TOTALIDAD DE LA PENSIÓN DE JUBILACIÓN

Desde el 2 de Agosto de 2011 y según el artículo 165.4 de la LGSS existe la posibilidad de compatibilizar la totalidad de la pensión de jubilación con los ingresos generados por la realización de una actividad por cuenta propia.

Esta compatibilidad se circunscribe a los supuestos en los que los ingresos totales anuales percibidos por la realización de la actividad por cuenta propia no superen el salario mínimo interprofesional. Para el año 2015 el Salario Mínimo Interprofesional es de 648,60€ por 14 pagas: 9.080,4€.

Quienes realicen estas actividades económicas no están obligados a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos ni a cotizar por las prestaciones de Seguridad Social.

En este caso si es necesaria la concesión previa de la pensión de jubilación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consultando nuestra política de cookies. Acepto