ÁREA DE CLIENTES

Noticias

A partir del 1 de enero las sociedades civiles con objeto mercantil pasarán a ser contribuyentes del Impuesto de Sociedades

hand-shake deal business

Ya sabemos que, a partir del próximo 1 de enero, las sociedades civiles con objeto mercantil pasarán a ser contribuyentes del Impuesto de Sociedades, sin embargo es necesario recordar cómo tributarán, transitoriamente, en este ejercicio 2015 y los requisitos para su conversión en sujetos pasivos del IS.

Artículo elaborado por FISCALITIA (Outsourcing Fiscal).

¿Qué consecuencias tiene este cambio legislativo?

A partir del 1 de enero de 2016, las Sociedades Civiles podrán optar, válidamente, por tributar por el Impuesto de Sociedades o, por el contrario, decidir no hacerlo y proceder a su disolución y liquidación, acogiéndose a un régimen fiscal especial. 

Este régimen especial articula un tratamiento de la operación de disolución con liquidación fiscalmente neutro para todas aquellas Sociedades Civiles a las que correspondiera tributar por el IS como consecuencia del cambio legislativo, siempre que se acuerde su disolución y liquidación en los seis primeros meses del año 2016 y con posterioridad a dicho acuerdo (en idéntico plazo de seis meses) se adopten todos los actos o negocios jurídicos necesarios para la extinción de la Sociedad Civil.

A este respecto, debe mencionarse, en primer lugar, que la incorporación de las Sociedades Civiles como contribuyentes del IS operará automáticamente a partir de 2016. Sin embargo y dejando al margen la posibilidad de que optemos por la transformación de la forma jurídica de la sociedad, la disolución y liquidación de la Sociedad Civil permite seguir tributando por el régimen de atribución de rentas del IRPF hasta la extinción de la Sociedad Civil, sin que ésta llegue a tener (nunca) la condición de contribuyente por el IS.

¿En qué consiste el régimen fiscal especial aplicable a la liquidación de una SC?

  • Exención en el ITPyAJD, por “operaciones societarias”, por el hecho imponible “disolución de sociedades”.
  • No sujeción por el IIVTNU por las adjudicaciones a los socios de inmuebles de naturaleza urbana de los que sea titular la entidad.
  • En IRPF, para calcular la ganancia patrimonial, habrá de disminuir el valor de adquisición de los bienes aportados en la constitución de la SC, en el valor de mercado de los bienes y derechos que le sean atribuidos y aumentarlos en el de las deudas atribuidas, correspondiendo, únicamente, ganancia patrimonial cuando dicho valor de adquisición resulte ser negativo (y por dicho importe), pasando a tener los mismos un valor fiscal nulo para futuras transacciones.


¿Qué implicaciones fiscales tiene convertirse en contribuyente del IS?

Fundamentalmente, la imposibilidad de seguir disfrutando de la determinación de los rendimientos de actividades económicas en régimen de estimación objetiva del IRPF (tributación por módulos) y la exigencia de tener que llevar contabilidad ajustada a lo dispuesto en el Código de Comercio (con obligación de hacer un inventario físico previo al inicio de la actividad), junto con la necesidad de incurrir en mayores costes fiscales por cumplimiento de nuevas obligaciones tributarias.

No obstante, la opción por pasar a contribuir en el IS no supone la pérdida de las deducciones derivadas del ejercicio de actividades económicas del IRPF pendientes de aplicación a 1 de enero de 2016, siempre que se cumplan las condiciones y requisitos establecidos en la LIS.

¿Qué nos conviene más?

Ciertamente nos hallamos ante la pregunta del millón. Pues, como siempre, dependerá del cliente que nos haga la consulta. Ante la previsible desaparición en los próximos años de los regímenes de estimación objetiva no está demás anticipar dicha situación para adaptarse a los cambios que más tarde o más temprano habrán de producirse.

Sin duda, en la mayoría de los casos nos encontraremos con una mayor tributación a soportar con el cambio. Sin embargo, si la empresa es grande (o aspira a serlo) incentivará el acometimiento de inversiones, tanto por la posibilidad de deducir los gastos en los que se incurra en su adquisición (o amortización), como por los beneficios fiscales de los que pueda disfrutar en el marco de la Ley del Impuesto sobre Sociedades por incentivos a la inversión (que, normalmente, no tienen su reflejo en la Ley del IRPF).

Artículo elaborado por FISCALITIA (Outsourcing Fiscal).

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consultando nuestra política de cookies. Acepto